viernes, febrero 20, 2009

Llámenle como quieran


Desde la ventana de la oficina, veo como sale el sol. Mis ojos cansados lo miran asomarse entre las nubes, que lo cubren tímidamente. Dentro de poco me dará de frente a la cara, y a pesar de que molesta, no cierro la cortina. Me gusta como toca mi rostro. Me hace sentir que estoy viva.
En estos días, que salgo antes de que la Luna (si está) se despida de los ojos de la Tierra, y regreso a casa cuando ya mi amigo El Astro se ha marchado silente, ante la indiferencia de la gente, me gusta contemplar la mañana desde la alta ventana que tengo en frente, a manera de no olvidar que siempre amanece, aunque no lo vea.
Me gusta la luz. Mi alma de poeta, romántica y soñadora, también se desvive bajo la mirada de la noche, sobre todo si esta cubierta de estrellas. Me gusta contarlas. Me recuerdan el amor infinito que tiene Dios para mi.
Entre luces y estrellas se desenvuelve mi vida, que me trae de aquí para allá. De jirones y siluetas, manchas de café y juegos de rayuela. Trantando de entender, sin complicarme, para terminar complicándome sin entender. Viviendo cada segundo, añorando lo bueno, deseando algo mejor.
Dios es mi 'compiche' en esta travesía. Me prometió acompañarme siempre, pase lo que pase, venga lo venga... y hasta ahora, me ha cumplido.
Soy feliz. ¿La razón? Difícil de explicar. Creo que es algo que no se puede explicar. Al menos espero poder transmitirlo.
Ya el Sol comienza a iluminar con fuerza mi espacio. Lo siento cosquillear mi ojo izquierdo... Puedo ver sus rayos sobre la página de la agenda que me recuerda lo que tengo que hacer hoy.
¿Saben? Soy feliz.

7 comentarios:

Miguel Ernesto dijo...

Al leer las lineas que escribes salta en mi el deseo de confirmarte que desde siempre transmites felicidad, con tu manera espontanea de ser, desinteresada de ayudar y sinceridad al amar a tus amigos.
Yo que tengo el honor de conocerte debo decirte que siempre que puedo hablarte, abrazarte y escuchar tu voz, es una oportunidad de saber que hay esperanza, que tenemos la opcion de vivir la vida desde otro angulo. Con tu felicidad me alegras por ti y me animas a buscar lo que ya tienes en tu corazon. TQM

Nazaret Espinal dijo...

WAO! Qué sorpresa!! Muchas gracias. La verdad es que no lo esperaba. Siempre me sorprendes. Gracias por eso. TQM!

Nazaret Espinal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nazaret Espinal dijo...

Por cierto, te pasaste!! Eso de que es un honor conocerme... chanfles. Y tus palabras... gracias besuño!

Teiny Tavera dijo...

Estoy de acuerdo con Miguel, a pesar de todo lo que te pueda pasar, siempre transmites Fe, Esperanza y mucho Amor a todos los que te rodean y con tus lindas palabras nos haces sentir que vale la pena vivir y disfrutar de las pequeñas-grandes cosas que nos da la vida. De màs està decirte que te quiero mucho, porque creo que eso no se dice, se expresa, se siente, y me atrevo a asegurar que lo sabes. You make me happy, Nazzy. Besos!!

Nazaret Espinal dijo...

Pero me van a hacer llorar... Gracias Tita, y claro, yo también te quiero mucho!
La verdad es que Dios se ha esmerado con mis amigos, ¡son maravillosos!
Que más puedo decir... I'm speachless.

Ivelisse Paulino dijo...

Miguel y Teiny han dicho cosas realmente ciertas de tu persona. Siempre esparces una alegria que de una manera u otra termina alegrando a quienes estamos a tu alrededor. Yo me siento feliz de saber que puedo contar con un ser tan maravilloso como tu. No solo me alegras sino que también aprendo mucho de tus palabras, de tu ¨alma de poeta¨, y algo que me gusta mucho de ti es que evangelizas con lo que dices, con lo que haces, con lo que muestras y no te imaginas cuantas veces me has ayudado.

Eres una gran amiga y hermana y ahora que me voy por un tiempecito, voy a extrañar esos momentos que de vez en cuando compartimos y que son muy importante para mi. Te quiero mucho.