martes, abril 21, 2009

¿Qué quieres de mi?

Dios, ¿qué quieres de mi? Sé que "algo" tienes entre manos, pero no logro decifrar qué es. Tengo miedo. Pero en seguida escucho la voz de Jesús que me susurra: "No tengas miedo. Soy yo". Y si eres Tu, por qué te huyo, por qué tengo miedo.
Siento algo que aprieta mi pecho, tengo ganas de escapar. Pero, si Tu eres lo que más amo en esta vida, por qué Por qué tanta inseguridad, tanta estúpida cobardía... si he sido testigo de Tu poder, de Tu misericordia, de tus hazañas... por qué me escondo, por qué tanto nerviosismo.
La lectura de hoy refleja como los apóstoles daban testimonio de Tu resurrección, Jesús, con VALOR. Y Dios, los miraba con agrado.
Escucho mil veces esa voz que ahora me grita: ¿por qué tienes miedo? Y de verdad, no lo sé.
Estoy dejando hundir mis talentos por este temor que me corroe. Ya no quiero temer más. Ya no quiero estar encerrada en esta prisión sin barreras, no lo soporto. Porque sé que Tu me estas capacitando para lo que soy y para aún más y me niego a creer, a aceptarlo por la sencilla razón de que no creo en mí misma. Y si no creo en mí... dudo mucho, que pueda creer... en Ti.
Entonces, es mentira que tenga fe... es un engaño lo que digo que siento... lo que digo que creo.
Y mientras, me conformo con las migajas para salir a quejarme de mi "mala suerte". ¡Qué absurdo!
Ya no quiero temer más. Quiero, como Pedro, caminar sobre las aguas de mi miedo y vencer la tempestad que amenaza con hundirme. Quiero confiar en Ti. Tener el valor de arrojarme en tus brazos, porque quiero seguirte, pase lo que pase, y no estar dándole "mente" antes de emprender el camino. "Hombres de valor, necesita Dios" recuerdo dice una canción. Eso necesita Dios.
Señor, quiero tener la osadía de ir caminando sobre las aguas, aunque parezca imposible. Si después me empiezo a hundir, no importa. Al igual que a Pedro, me sacarás del agua, me rescatarás y me cargarás en tus brazos. Hazme entenderlo...
Dios, perdona mi falta de fe... mi miedo. Ayúdame a vencerlos.

1 comentario:

Miguel Ernesto dijo...

Tu eres una vencedora. Ese miedo se lo recuerdo a Moises, Josue, Jeremias, Isaias, etc...O sea que no eres la primera ni la unica...
Nazzy Nazzy...Animo, solo confia, hasta cuando te falte creer...y pa lante que el Dios que te pide te capacitara.
UN beso...de tu hermanito el pecador...MEB.